lunes, 7 de mayo de 2012

La dieta como factor de hiperactividad en niños


La hiperactividad se refiere al aumento en el movimiento, la impulsividad, la distracción y la reducción del período de atención. Una creencia popular pero discutible es que los niños tienen mayor probabilidad de ser hiperactivos si consumen azúcar, edulcorantes artificiales o ciertos colorantes de alimentos.
Efectos secundarios
Algunas personas sostienen que el azúcar, el aspartamo y los sabores y colorantes artificiales causan hiperactividad y otros problemas de comportamiento en los niños. Algunas personas sostienen que los niños deben seguir dietas especiales que limiten la cantidad de azúcar, sabores o colorantes que consumen.

Es importante recordar que los niveles de actividad en los niños varían con la edad. Un niño de 2 años por lo general es más activo y tiene un período de atención más corto que uno de 10 años. El nivel de atención de un niño también varía dependiendo de su interés en la actividad. El nivel de tolerancia del adulto que supervisa también juega un papel: los padres pueden tolerar a un niño altamente activo en un parque en la mañana, por ejemplo, mejor de lo que lo pueden hacer en casa tarde en la noche.

Sin embargo, si una dieta especial de alimentos sin sabores ni colorantes artificiales funciona para un niño, puede deberse a que la familia ha comenzado a interactuar entre sí de forma diferente cuando están siguiendo la dieta especial. Estos cambios de comportamiento, y no la dieta en sí, pueden mejorar el comportamiento y el nivel de actividad del niño.

Los azúcares refinados (procesados) pueden tener algún efecto en la actividad de los niños. Dado que estos azúcares y los carbohidratos ingresan al torrente sanguíneo rápidamente, producen fluctuaciones rápidas en los niveles de glucemia. Esto podría activar la adrenalina y hacer que un niño sea más activo. Algunas veces, la caída de los niveles de adrenalina causa un período de disminución de la actividad.

Recomendaciones

Los alimentos ricos en azúcar suelen tener menos vitaminas y minerales y pueden reemplazar alimentos más nutritivos e igualmente tienen muchas calorías innecesarias que pueden llevar a la obesidad.

Se recomienda dar al niño mucha fibra en la dieta para mantener los niveles de adrenalina más constantes. Para el desayuno, la fibra se encuentra en la harina de avena, el trigo triturado, las bayas, las bananas (bananos, plátanos) y las hojuelas integrales. Para el almuerzo, la fibra se encuentra en los panes integrales, los duraznos, las uvas y otras frutas frescas. Es muy dificil cubrir todas las necesidades de fibra a través de la dieta por lo que es altamente recomendable complementar la dieta habitual con un complemento que proporcione la fibra necesaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada