miércoles, 9 de mayo de 2012

25 consejos que te ayudarán a estar delgada este verano

1 Fije objetivos razonables.
Bajar de peso debe ser algo lento. Ha tenido toda la vida para crearse esas “malas costumbres”, así que no espere cambiarlas de un día para otro. Si falla y come algo que no debe, no se deje llevar por la desilusión entregándose a comer desenfrenadamente.
2 Vaya a un restaurante y observe comer a los demás.
Compare las maneras en que comen una persona esbelta y una gruesa. ¿Se atraganta de comida una persona obesa? ¿Se demora en comer la persona delgada? ¿Cuál de las dos se ve mejor comiendo?
3 No se pese con demasiada frecuencia.
Es fácil desanimarse si no ve resultados en la báscula todos los días.
4 Tómese una fotografía de “antes”.
Realmente notará la diferencia que hace la dieta cuando haya bajado al peso que desea. Eso de por sí es una gran recompensa.
5 Adquiera un nuevo pasatiempo en lugar de comer.
Si se pone a coser o tallar madera, por ejemplo, sus manos estarán ocupadas y su mente entretenida. No tendrá tiempo de pensar en comer.
6 No sirva las comidas como si fuera un “picoteo” (dejando las bandejas de comida en la mesa y a la vista).
Probablemente, de esta forma los comensales comerán mayor cantidad, mejor sirva los platos desde la cocina.
7 No fije el reducir de peso a una fecha o suceso determinados.
Su objetivo debe ser el del control del peso a largo plazo, no el de perder 10 kilos para poderse poner un vestido el Domingo de Ramos.
8 No se prohíba demasiados alimentos.
Casi todos los alimentos pueden entrar en la dieta y nada hace que un alimento sea tan tentador como el prohibirlo del todo.
9 Cuando coma, no mire la televisión ni escuche la radio.
Sin estas distracciones, le sacará mayor provecho a cada bocado.
10 Participe más en proyectos de la familia y actividades de la comunidad.
Muchas personas sencillamente comen por aburrimiento y hallarán que hay otras actividades que producen mucha más satisfacción.
11 Siempre tenga los alimentos donde no los vea.
El refrán “ojos que no ven, corazón que no siente” significa que posiblemente no piense en la comida si no la está viendo siempre.
12 Si observa que la pérdida de peso no es constante, analice a qué se debe, en qué y cuándo ha hecho excesos, y si acude al baño con regularidad .
Anote la hora y lo que pasa en ese momento. ¿Estaba viendo comer a otra persona o un programa de TV? Además, anote lo que siente en ese momento. ¿Estaba aburrido, irritado o triste? Vea si del diario resulta algún patrón en cuanto a comer en exceso
13 Mastique cada bocado 20 veces antes de tragarlo.
Esto aumentará su concentración en lo que come y alargará el tiempo que dedica a comer.
14 Nunca se salte una comida. La mayoría de la gente sabe que si se salta una comida, sencillamente se come demasiado en la siguiente.
15 Limite sus comidas a un solo lugar. No lleve alimentos a su dormitorio o estudio. Esto reducirá el número de lugares que usted relaciona con los alimentos y el comer.
16 Lleve un espejo a la mesa y obsérvese al comer.
¿Está en carrera contra reloj para terminar la comida? ¿Le gusta la manera en que se ve comiendo?
17 Cepíllese los dientes inmediatamente después de comer.
Al quitarse el sabor de la comida no pensará tanto en ella.
18 Cómprese un regalo
En vez de comer, como recompensa cómprese un regalo que no tenga nada que ver con la comida, algo así como ropa o algún tipo de diversión.
19 El comer, se considera un acto social, si tiene que acudir a un evento, no vaya con hambre, coma algo ligero antes, de modo que se evitan los atracones..
De esa manera no sentirá la tentación de comer cuando esté allí.
20 Haga una lista de compras antes de ir al supermercado.
Aténgase a la lista y no compre artículos adicionales.
21 Si cree que aún no puede resistir todas las tentaciones, no asista a eventos sociales que giran alrededor de la comida.
22 Reduzca las cantidades en sus recetas. Prepare solamente la cantidad necesaria para una comida o deje las sobras en el frigorífico antes de comenzar a comer. Esto reduce las probabilidades de repetir.
23 Nunca vaya al supermercado cuando tiene hambre. Sentirá la tentación de comprar mucha comida que le pesará haber comprado cuando llegue a su casa.
24 Antes de comenzar a seguir la dieta, haga una lista de las razones por las cuales desea bajar de peso.
Mientras esté a dieta podrá leer las razones, lo que le ayudará a mantener firme la voluntad.
25 En vez de comer, dé una caminata o haga algún tipo de ejercicio. Cuando sienta mucha hambre, cálmela con una fruta o un yogurt con fibra..
Contrariamente a lo que se cree, el ejercicio no aumenta el hambre. Tiene la ventaja adicional de quemar calorías y reducir la dosis de insulina. Además, le hace sentirse bien con respecto a usted mismo, todo lo contrario de comer en exceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada